Tuesday, November 29, 2016

DECLINE DEL PURITANISMO EN INGLATERRA


PAREJA PURITANA

Decline del Puritanismo en Inglaterra

INTRODUCCION

El proceso del decline del Puritanismo en Inglaterra es un tema que trae perplejos a muchos historiadores, tanto religiosos y seculares. La época de la reforma en Inglaterra durante el siglo XVII fue tumultuosa. La idea sentimental del Puritanismo se rompe con la realidad de los hechos que sucedieron durante ese periodo. 

Inglaterra durante todo el siglo XVII vio la transformación religiosa y política en forma drástica y radical. Eventos como la Guerra Civil, la Asamblea de Westminster, el surgmiento brutal de sectas, el pacto Nacional en Escocia, la Solemne Liga y Pacto, el Acta de Uniformidad, el Acta de Toleracia, etc, son la evidencia de todo el cambio que ideas en conflict traen a la sociedad. El conflicto erá inevitable, el Puritanismo trajo cambios, pero al mismo tiempo estaba muriendo, y su muerte era necesaria e inevitable.

Durante la Mancomunidad Inglesa (1649-1653) Inglaterra no tuvo reyes, solo fue gobernado por el Parlamento. El Parlamento había alentado en gran medida a los grupos políticos radicales que surgieron cuando los controles sociales habituales se rompieron durante la guerra civil Inglesa (1640-1646) mientras la Asamblea de Westminster (1643-1649) estaba en pleno debate por la uniformidad de religion en Escocia, Inglaterra e Irlanda.

Las Sectas religiosas

El colapso de la uniformidad religiosa y el asentamiento Presbiteriano incompleto de 1646 permitieron que las iglesias independientes prosperaran. Las principales sectas eran los Bautistas, que abogaban por el rebautismo de los adultos; los Gritones, que afirmaban que el pecado no existía para los "elegidos"; Y los hombres de la Quinta Monarquía, que se opusieron a todos los gobiernos "terrenales", creyendo que debían prepararse para el reino de Dios en la tierra estableciendo un "gobierno de santos".

Entre las sectas mas notorias que aparecieron durante este periodo en Inglaterra estan:

Los Niveladores

Dirigidos por John Lilburne, los Niveladores obtuvieron su apoyo principal de Londres y el Ejército. En el Acuerdo del Pueblo, 1649, pidieron un parlamento más representativo y responsable, para reunirse cada dos años; Una reforma de la ley para que estuviera disponible y sea justa para todos; y la tolerancia religiosa. Querían una sociedad más democrática, aunque su franquicia propuesta no se extendiera a las mujeres o a los órdenes más bajos de la sociedad.

Los Niveladores veían al Rump como poco mejor que la monarquía que había reemplazado, y mostraron su disgusto por las manifestaciones, los panfletos y los motines. Mientras que sus números no representan una amenaza seria al gobierno, asustaron a la monarquia Rump en la acción y una ley del Traicion fue pasada contra ellos en 1649.

Excavadores
Dirigido por Gerrard Winstanley, los Exacavadores querían una sociedad aún más igual que los Niveladores. Ellos abogaron por un estilo de vida que tenía muchas similitudes con los entendimientos posteriores del comunismo y el anarquismo, con la propiedad comunal de la tierra y la igualdad absoluta para los hombres y las mujeres en la ley y la educación. Existieron en muy pocos números y se enfrentaron a una oposición muy fuerte, incluso de los Niveladores.

CROMWELL Y EL FRACASO DEL PRESBITERIANISMO

A pesar de una mayor tolerancia, las sectas extremas fueron rechazadas por las clases altas, ya que eran vistas como una amenaza para el orden social y los derechos de propiedad. Los Católicos también fueron excluidos de la tolerancia aplicada a los otros grupos.

A medida que avanzaba la Guerra Civil, Oliver Cromwell, un Independiente (Congregacionalista), y su ejército, no el Parlamento, se hicieron supremos en Inglaterra.

El programa político-religioso del ejército alienó a los Puritanos Presbiterianos, algunos de los cuales comenzaron a comunicarse con el rey.
En 1648 el ejército purgó el Parlamento de todos los Presbiterianos, estableció la dictadura militar bajo Cromwell, terminó el establecimiento Presbiteriano, y concedió la libertad a todos los grupos religiosos dando privilegios especiales al Congregacionalismo.

Aunque los Puritanos Presbiterianos protestaron, tuvieron poca influencia y habían perdido sus seguidores populares.

A pesar del gran lugar que se concedía a los laicos en la estructura general del sistema presbiteriano, las circunstancias habían llevado a la formación de un partido ministerial en Inglaterra y no a la formación de una Iglesia Presbiteriana.

LA RESTAURACION DE CHARLES II

La Ley de adulterio de mayo de 1650 impuso la pena de muerte por adulterio y fornicación (aunque esto nunca se aplicó en la práctica); La Ley de Blasfemia de agosto de 1650 tenía por objeto frenar el "entusiasmo" religioso extremo. Se impuso censura para limitar la propagación de panfletos milenarios y se publicó la primera revista gubernamental que da la versión oficial de los acontecimientos.

Aunque la observancia del sábado se hizo cumplir, también había concesiones hacia la libertad de culto cuando el estatuto que requirió la asistencia obligatoria a la Iglesia fue derogado en la Ley de Tolerancia de septiembre de 1650. Este estatuto, que se remonta al reinado de Isabel I, había sido Un pilar del poder de los obispos anglicanos.

Después de la restauración de la monarquía en 1660, el pacto nacional firmado en 1638 fue repudiado y los obispos fueron re-designados para gobernar la iglesia Escocesa. Los Pactantes que rechazaron el Episcopado y siguieron adorando en conventiculos ilegales fueron perseguidos durante los reinados de Carlos II y su sucesor James II, notablemente durante los infames "tiempos de la matanza" de 1680-5.

Así, cuando Carlos II fue restaurado al trono en 1660, trajo consigo una jerarquía Episcopal anglicana sedienta de venganza. Rápidamente se establecieron en la corte real y tomaron las palancas del poder. Los ministros Puritanos fueron expulsados de la Iglesia de Inglaterra bajo el Acta de Uniformidad de 1662.

El Rey Charles II, de tendencias Católicas fue coronado el día de San Jorge en 1661 en medio de gran pompa y ceremonia. Uno de los primeros actos del nuevo Parlamento fue ordenar la quema pública de la Liga Solemne y el Pacto, el acuerdo de 1643 de los Covenantters Presbiterianos Escoceses y los líderes de los parlamentarios Ingleses.

Este documento "contencioso" había sido suscrito por muchos Puritanos, y apuntaba a la abolición de la prelatura (el sistema episcopal) y a la reforma de la religión a lo largo de líneas Puritanas.

El rey quería la paz y la tolerancia, pero los obispos no estaban de humor para el compromiso. Durante gran parte de 1661 fingieron hacer concesiones a los Puritanos, pero sólo hasta que se sintieron lo suficientemente cómodos en sus palacios y en el Parlamento para tratar a los Puritanos de un golpe fatal.

Algunos de nuestros teólogos más grandes y más internacionalmente famosos eran de las secciones más evangélicos y Puritanos de la iglesia, pero el consenso sobre las cuestiones primarias estaba rompiendo. Y había menos apetito por la tolerancia por parte de quienes detentaban las riendas del poder.
Acto de Uniformidad

En 1662, se aprovó el Acta de Uniformidad, considerado el inicio del decline del poder del Puritanismo.

El Acta de Uniformidad en 1662 exigía que todos los ministros no sólo usasen las formas establecidas de oración, lo cual puede haberles permitido cierto margen de maniobra en la práctica, pero tambien jurar un juramento que no podían jurar en buena conciencia. Tuvieron que dar "consentimiento sincero y consentimiento a todo y todo contenido y prescrito" en el nuevo Libro de Oración Común.

En total, más de 1800 ministros - alrededor del 20 por ciento de todo el clero - se vieron obligados a abandonar la Iglesia de Inglaterra en 1662. Se les silenció de la predicación o la enseñanza por la ley.

Se les prohibió ocupar cargos en la iglesia o el estado y se les prohibió reunirse, incluso en grupos pequeños en sus hogares.

El código penal contra estos disidentes era a menudo impuesto con brutalidad y malicias innecesarias.

Fueron espiados, llevados a juicio, multados y enviados a plantaciones en Virginia para trabajos forzados. Los perseguidores Anglicanos ahora podrían apelar a un formidable arsenal legal que, potencialmente, hizo posible un holocausto Puritano. Aunque las peores posibilidades nunca se dieron cuenta, EN 1662 comenzó una persecución de protestantes por los protestantes sin paralelo en la Europa del siglo XVII.  Esa fue la tragedia de 1662.

Además, todos los ministros, predicadores e incluso maestros de escuela tenían que declararse enteramente a favor de esta nueva corrección política;

¡Tuvieron que jurar que nunca intentarían cambiar nada en la iglesia o el estado!

Tuvieron que declarar «que no es lícito, bajo ninguna pretensión alguna, tomar las armas contra el rey ... conformarse con la liturgia de la iglesia de Inglaterra tal como es ahora por ley establecida» y renunciar a los juramentos de la Solemne Liga y Pacto, jurando no 'esforzarse en cualquier cambio o alteración del gobierno, ya sea en la iglesia o en el estado'.

Es más, aquellos que habían tomado el juramento de 'Solemne Liga y Pacto' - que trabajaron duro para reformar la iglesia según la Biblia - tuvieron que renunciar a ese juramento y declarar ahora que era una cosa ilegal prometer en primer lugar.

Todo esto, los Puritanos y Presbiterianos sentían que no podían hacerlo. ¿Por qué? Porque al obedecer estaban diciendo en efecto que el Libro de Oración y la Iglesia de Inglaterra eran inerrantes, mientras que ellos solo dijeron cosas semejantes acerca de la Palabra infalible de Dios misma.

No quisieron perjurarse a sí mismos, habiendo hecho juramentos para reformar la iglesia en los días de Cromwell; Y no podían jurar bajo juramento que estaban de acuerdo con cada palabra de la liturgia.

En mayo de 1664, las parcelas de Derwentdale-Yorkshire se utilizaron para justificar la aprobación de un acto contra de los "conventiculos", las reuniones religiosas para la oración, la predicación y el estudio de la Biblia en casas, hogares e incluso campos fuera de los auspicios de la Iglesia de Inglaterra.

Un acto similar se usó contra los disidentes en 1660 y John Bunyan debía permanecer en prisión hasta 1672 bajo esta disposición.

La nueva ley fue más allá en proscribir tales reuniones. Una familia podría tener el estudio de la Biblia y la oración juntos, junto con sus sirvientes domésticos, y ser unido por hasta cuatro visitantes.

Si el número que escuchara una lectura de la Biblia y unirse a la oración fuera superior a eso, y fueran capturados, se podrían imponer grandes multas, e incluso encarcelamiento.

CONCLUSION

Vemos entonces, que el decline del Puritanismo fue un proceso que llevo decadas y empeoró durante durante Cromwell. El Puritanismo no podia subsistir en una sociedad pluralista, puesto que su teologia enseñaba que los Anabaptistas, Bautistas, y Arminianos y entre otras sectas, son herejes y no tenían lugar en una sociedad tolerante de otras sectas. Ellos tenían dos opciones, o someterse de nuevo al episcopado Arminiano de la Iglesia de Inglaterra, o vivir como “inconformistas.” Este ultimo les llevó a huir fuera del país, un gran grupo vino a las Costas de Norte América en donde ya había otros grupos Puritanos Ingleses.

Sabiendo que el Puritanismo no fue una denominación como se conoce en el sentido moderno, sino un movimiento compuesto de teólogos de la Iglesia de Inglaterra graduados de Oxford y Cambridge, con el fin de reformar, en gobierno y práctica, desde adentro a la Iglesia, su propósito llegó truncado, y así para fines de sigo 17, el Arminianismo y el gobierno de obispos se instaura en la Iglesia de Inglaterra dando un golpe fatal, sino mortal al Puritanismo.  

Caesar Arevalo



Thursday, November 10, 2016

¿ES DIOS LA CAUSA DE LOS TERREMOTOS?



¿CAUSA DIOS LOS DESASTRES NATURALES?


Cura Italiano Giovanni Calvalcoli dijo que el terremoto que sacudió Italia el pasado mes de Octubre, el mas terrible en los últimos 36 años fue castigo de Dios por las uniones homosexuales.

Para sorpresa de muchos católicos, el Vaticano se distanció de tales comentarios catalogandolo de una vision pagana que data antes de la era Cristiana. Ademas el Segundo secretario mas poderoso del Vaticano, arzobispo Vecciu agregó que ese comentario es “ofensivo a creyentes y una desgracia a los no-creyentes.”

Sin embargo el cura Calvacoli, se mantuvo firme y no se retractó y aconsejó al Vaticano a leer su catecismo.

¿que dice la Biblia en cuanto a esto? Veamos algunos textos en donde muestra la intervención directa de Dios en desastres naturales a causa del pecado y desobediencia e impiedad de los hombres:

29 Y aconteció que cuando Dios destruyó las ciudades del valle, se acordó Dios de Abraham e hizo salir[w] a Lot de en medio de la destrucción, cuando destruyó las ciudades (Gen. 19:29)
7 que formo la luz y creo las tinieblas, que hago la paz y creo la adversidad. Yo Jehová soy el que hago todo esto. (Isaias 45:7)
Destruiré por completo todas las cosas de sobre la faz de la tierra, dice Jehová.

3 Destruiré los hombres y las bestias; destruiré las aves del cielo y los peces del mar, y cortaré a los impíos; y raeré a los hombres de sobre la faz de la tierra, dice Jehová. 4 Extenderé mi mano sobre Judá, y sobre todos los habitantes de Jerusalén, y exterminaré de este lugar los restos de Baal, y el nombre de los ministros idólatras con sus sacerdotes; 5 y a los que sobre los terrados se postran al ejército del cielo, y a los que se postran jurando por Jehová y jurando por Milcom; 6 y a los que se apartan de en pos de Jehová, y a los que no buscaron a Jehová, ni le consultaron. (Sofonias 1:2-6)

Hice destruir naciones; sus habitaciones están asoladas; hice desiertas sus calles, hasta no quedar quien pase; sus ciudades están asoladas hasta no quedar hombre, hasta no quedar habitante. (Sofonias 3:6)

La tierra fue conmovida y tembló; Se conmovieron los cimientos de los montes,
Y se estremecieron, porque se indignó él. (Salmos 18:7)
Si yo cerrare los cielos para que no haya lluvia, y si mandare a la langosta que consuma la tierra, o si enviare pestilencia a mi pueblo; 14 si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra. (2 Cron. 7:13-14)

Y Jehová dijo a Moisés: Extiende tu mano hacia el cielo, para que venga granizo en toda la tierra de Egipto sobre los hombres, y sobre las bestias, y sobre toda la hierba del campo en el país de Egipto. 23 Y Moisés extendió su vara hacia el cielo, y Jehová hizo tronar y granizar, y el fuego se descargó sobre la tierra; y Jehová hizo llover granizo sobre la tierra de Egipto. 24 Hubo, pues, granizo, y fuego mezclado con el granizo, tan grande, cual nunca hubo en toda la tierra de Egipto desde que fue habitada. 25 Y aquel granizo hirió en toda la tierra de Egipto todo lo que estaba en el campo, así hombres como bestias; asimismo destrozó el granizo toda la hierba del campo, y desgajó todos los árboles del país. (Exodo 9:22-25)

Y Samuel clamó a Jehová, y Jehová dio truenos y lluvias en aquel día; y todo el pueblo tuvo gran temor de Jehová y de Samuel. (1 samuel 12:18)

10 Y Jehová los llenó de consternación delante de Israel, y los hirió con gran mortandad en Gabaón; y los siguió por el camino que sube a Bet-horón, y los hirió hasta Azeca y Maceda. 11 Y mientras iban huyendo de los israelitas, a la bajada de Bet-horón, Jehová arrojó desde el cielo grandes piedras sobre ellos hasta Azeca, y murieron; y fueron más los que murieron por las piedras del granizo, que los que los hijos de Israel mataron a espada. (Josue 10:10-11)

6 Porque así dice Jehová de los ejércitos: De aquí a poco yo haré temblar los cielos y la tierra, el mar y la tierra seca; 7 y haré temblar a todas las naciones, y vendrá el Deseado de todas las naciones; y llenaré de gloria esta casa, ha dicho Jehová de los ejércitos. (Hageo 2:6)

27 Por tanto, se encendió la ira de Jehová contra esta tierra, para traer sobre ella todas las maldiciones escritas en este libro; 28 y Jehová los desarraigó de su tierra con ira, con furor y con grande indignación, y los arrojó a otra tierra, como hoy se ve. (Deut. 29:27-28)

Venid, ved las obras de Jehová, Que ha puesto asolamientos en la tierra. (Salmos 46:8)

Jehová mata, y él da vida; El hace descender al Seol, y hace subir. (1 Samuel 2:6)

CONCLUSION

La evidencia Bíblica es clara, Dios manda desastres naturales a pueblos como castigo por sus pecados, rebeliones y desobediencia, por lo tanto no es como el Vaticano dice, que es una idea “pagána pre Cristiana.” Esta afirmación de por sí es una negación de la verdad Bíblica de la soberania de Dios sobre la naturaleza.

Las Escrituras dicen que Jesucristo es el mismo ayer, y hoy, y por los siglos (Hebreos 13:8).  Dentro de la teologia Cristiana, la doctrina de la Trinidad es fundamental como prueba de nuestra ortodoxia, por lo tanto, el texto al referirse a Cristo, se refiere a Dios, pues Jesús es la segunda persona de la Trinidad. 

De aqui se deduce que Dios no cambia su carácter. Entonces, volviendo a lo del tema del comentario del cura italiano, ¿quien esta correcto? ¿el cura o el Vaticano? Obviamente, el cura solo afirmó algo que la Biblia claramente enseña, el Vaticano, en cambio, no respondió el origen de estos desastres naturales, sino más bien rechazó el comentario del cura, y catalogó la idea que Dios esta detras de los desastres como “pagano pre-Cristiano”. 

Esto dice mucho acerca de la teologia pobrísima del Catolicismo Romano!

Si bien es cierto, los desastres naturales trae destrucción y muerte, en nuestra moderna Sociedad con una cosmovisión no Bíblica, la idea de que Dios causa los desastres naturales por los pecados de los hombres es ridiculez y motivo de burla, pero al mismo tiempo, la anti Bíblica de que Dios “no puede ser un Dios cruel.”


“Ciertamente se hará de la manera que lo he pensado, y será confirmado como lo he determinado;” (Isaias 14:24)





Saturday, November 05, 2016

EL DIRECTORIO DEL CULTO PUBLICO DE DIOS: PRIORIDAD PRESBITERIANA


LA ADORACION PUBLICA DE DIOS: UN LLAMADO DEL PRESBITERIANISMO HISTORICO

De los mismos documentos de la Asamblea General de Escocia de 164, vemos que el tema de la correcta adoración pública de Dios fue una prioridad en la Asamblea. 

La Asamblea entonces comparte este sentir con la Asamblea en Inglaterra, Westminster. La carta revela el alto sentir y dedicación e importancia que la Asamblea dio al culto en las iglesias reformadas. Ellos tuvieron que poner toda otra actividad aparte para poner todo su empeño y esfuerzo a elaborar y terminar este documento y distribuirlo a todas las Iglesias.  Vemos también que una vez terminado el documento y es distribuido, la Asamblea que toda discusión, o debate teológico que pueda romper la unidad espiritual y fraternal de los pastores teólogos sea suspendida. La Asamblea Escocesa buscaba la unidad en fe, practica y doctrina de todas las iglesias reformadas en la elaboración del Directorio público. Esta carta refuta la popular idea en algunos que los Presbiterianos Escoceses eran de otra clase de reformados que la Iglesia reformada en el resto del Continente Europeo. En realidad los Presbiterianos no se consideraban diferentes o a las demás iglesias reformadas aparte de ellos, más bien ellos veían a toda la reforma como la “gran reformación” en necesidad de un Directorio de culto público. 

Al mismo tiempo, los pastores Presbiterianos apelan a la primera reforma y llama a los primeros reformadores, “fieles ministros del evangelio.”

Los últimos párrafos son poderosos pues hacen un llamado a todas las iglesias y pastores ministros reformados a dejar de lado toda pelea y rencilla, y que más bien se unan en contra del enemigo común y,  una fuerzas para el bien del evangelio de Cristo, fortaleciéndose y consolándose unos a otros.
En definitiva es una carta llena de pasión por evangelio, por la verdadera unidad en la adoración pública de Dios y la unidad por el evangelio. El resultado, fue la aprobación del Directorio para el culto Público de Dios.


Set. 12, 15 de agosto de 1643. Ley para la preparación del Directorio para el culto de Dios.

La Asamblea, teniendo en cuenta cuan conveniente es qué todos los ministros de esta iglesia particular dentro de este reino, en su administración mantenga la unidad y la uniformidad en la sustancia y orden correcto de todas las partes del culto público de Dios, y en todas las iglesia Particulares, por la misma unidad y uniformidad, testifique de su consentimiento unánime en contra de todos los cismas y divisiones, para los cuales en estos tiempos, a través de la obra de Satanás y sus instrumentos contra la propagación del Evangelio de la paz, están demasiado inclinables; ordenamos que un directorio para el Culto Divino, con toda la diligencia conveniente, se elaborado y preparado, en todas las partes de los mismos, para la próxima Asamblea General, que tendrá lugar en el año 1644.

Y para este fin, tal tema será designado a esta Asamblea inmediatamente después de la apertura de la misma, pondremos aparte cualquier otro tema (cualquiera que pueda ser) de sus agendas, y con toda la diligencia y rapidez vamos a ir a estos temas de manera pública, en un trabajo piadoso y fructífero.

Y cuando hayan traído sus esfuerzos y trabajos sobre este directorio a su final, lo pondremos en manos de los comisionados de la Asamblea General que sea revisado y, posteriormente, enviaremos muchas copias a todo los Sínodo en particular, que se llevará a cabo en Abril y Mayo, para que se informe de lo mismo con su consentimientos, o con sus observaciones, notas y objeciones a la Asamblea General, para que al final, después de su completa discusión y aprobación, por el orden y la autoridad de ellos, sea recibido y practicada por todos los ministros e iglesias en especial.


Y para la preservación de la paz y la unidad fraternal mientras tanto, hasta que el directorio, por consentimiento universal de toda la iglesia, sea enmarcado, acabado, y concluido, la Asamblea prohíbe, bajo el dolor de las censuras de la Iglesia, toda disputa por palabra o por escrito, en privado o público, sobre prácticas diferentes en aquellas cosas en las cuales no han sido anteriormente determinadas por esta iglesia, y toda condenación de unos y otros en cosas legales que han sido universalmente aceptadas, y por costumbre perpetua practicada por los más fieles Ministros de Evangelio, y opositores de las corrupciones en esta iglesia, desde el primer principio de la reforma hasta estos tiempos, y exhortamos y mandamos que todo esfuerzo para mantener la unidad del Espíritu en el vínculo de la paz, que todo principio de separación, todo escándalo y división, sea por todos los medios evitado; y que en contra celos y contiendas, y sectarismo, y gloriarse en los hombres, que cada uno vaya a otro bajo los deberes del amor, y cumplid así la ley de Cristo; que continuemos en un espíritu y una mente, y luchando juntos por la fe del, podamos mutuamente ayudarnos, fortalecernos y consolarnos entre sí unos a otros, en todos los trabajos pastorales y cristianos, es mejor resistir a los adversarios comunes, edificarnos uno al otro en el conocimiento y el temor de Dios, en más aceptablemente forma, y con la mayor bendición, servir al Señor, quién ha hecho tan grandes cosas por nosotros 


Comentario y trad. por Caesar Arevalo

Thursday, October 27, 2016

CALVINO Y EFESIOS 2:8-9



INTRODUCCION

No solo el romanismo mal interpreta la doctrina de la salvación por gracia a través de la fe, pero también los modernos movimientos de la Nueva Perspectiva Paulina (NPP) y la Visión Federal (VF) ambos de las cuales encajan en la teología Romanista, a estos se auna algunos predicadores populares que enfatizan que la salvacion es condicionada a “la continua obediencia” durante toda la vida, esto no es evangelio ni mucho menos la salvación que enseñó Pablo. A continuación leamos el comentario de Calvino sobre Efesios 2:8-9, en donde expone lo que estos textos significan, refutando al mismo tiempo la hermenéutica papal de la función de las obras en la salvación. El mismo argumento se aplica a la NPP y a la VF.

COMENTARIO DE JUAN CALVINO SOBRE EFESIOS 2:8-9

Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios;
no por obras, para que nadie se gloríe.

8. Porque por gracia sois salvos. Se trata de una inferencia a partir de las declaraciones anteriores. Al tratarse de la elección y del llamamiento eficaz, llega a esta conclusión general, que ellos habían obtenido la salvación por la fe sola.

En primer lugar, Pablo afirma, que la salvación de los Efesios fue enteramente la obra, la obra de la gracia de Dios. Pero también, ellos habían obtenido esta gracia por la fe. Por un lado, tenemos que mirar a Dios; y, por el otro, al hombre. Dios declara, que no nos debe nada; por lo que la salvación no es una recompensa o retribución, pero más bien una gracia no mezclada.

La siguiente pregunta es, ¿de qué manera los hombres reciben la salvación que les es ofrecido por la mano de Dios? La respuesta es, por la fe; y por lo tanto se llega a la conclusión de que nada relacionado con ella es de nosotros.

Si, por parte de Dios, es por gracia sola, y si no traemos nada más que la fe, la cual nos despoja de todo elogio, se deduce que la salvación no viene de nosotros.

¿No debemos entonces estar en silencio sobre el libre albedrío, y las buenas intenciones, y las preparaciones imaginarias, y los méritos y satisfacciones? No hay ninguno de éstos que no pretende tener una cuota de alabanza en la salvación de los hombres; (debemos rechazarlos) para que la alabanza de la gracia no sea disminuida, como Pablo hace ver.

Cuando, por lado del hombre, el acto de recibir la salvación consiste en la fe sola, todos los demás medios, en la que los hombres están acostumbrados a confiar, son descartados.
La fe, entonces, trae un hombre vacio a Dios, para que pueda estar lleno de las bendiciones de Cristo. Y así, añade, no de vosotros; alegando nada para sí mismos, para que puedan reconocer a solo a Dios como el autor de la salvación.

9. No por obras. En lo que había dicho, que la salvación de ellos es por gracia, ahora se afirma, que "es el don de Dios." En lo que había dicho, "no de vosotros," dice ahora, "no por obras ."

Por lo tanto vemos que el apóstol no deja nada a los hombres para la adquisición de la salvación. En estas tres frases, - no de vosotros, - pues es don de Dios, - no por las obras, - abarca la sustancia de su larga discusión en las epístolas a los Romanos y a los Gálatas, que la justicia nos viene de la misericordia de Dios solamente, - se nos ofrece en Cristo por el evangelio, - y es recibida por la fe sola, sin el mérito de las obras.

Este pasaje proporciona una refutación fácil a la cavilación perezosa en la que los papistas intentan evadir el argumento de que somos justificados sin obras.

Pablo, ellos nos dicen, está hablando de ceremonias. Sin embargo, la presente cuestión no se limita a una clase de obras. Nada puede ser más claro que esto: Toda la justicia del hombre, que consiste en las obras, - o mejor dicho, todo el hombre, y todo lo que se pueda ser de su propiedad, se deja de lado.

Debemos prestar atención a la diferencia entre Dios y el hombre, - entre la gracia y obras. ¿Por qué Dios debe ser contrastado con el hombre, si la controversia está relacionada nada más con las ceremonias (como argumentan los papistas) ?

Los papistas mismos se ven obligados a reconocer que Pablo atribuye a la gracia de Dios toda la gloria de nuestra salvación, pero tratarán de acabar con esta admisión por otro artificio. Este modo de expresión, nos dicen, se emplea, porque Dios concede la primera gracia. Realmente es absurdo imaginar que puedan tener éxito de esta forma, ya que Pablo excluye al hombre y su capacidad máxima, - no sólo desde el comienzo, pero en todas partes, - de toda la obra en la obtención de la salvación.

Pero todavía es más absurdo pasar por alto la inferencia de los apóstoles, para que nadie se gloríe. Algún espacio (dicen ellos) debe permanecer siempre para dar la gloria al hombre, en tanto que, independientemente de la gracia, los méritos no son de alguna utilidad.


(De esta forma) la doctrina de Pablo es derrocada, al menos que todo el elogio se le de sólo a Dios y a su misericordia. Y aquí hay que anunciar un error muy común en la interpretación de este pasaje. Muchas personas restringen la palabra “don” para la fe sola. Pero Pablo sólo está repitiendo en otras palabras el antiguo sentimiento de la fe. Su significado no es que la fe es el don de Dios, pero que la salvación es dada a nosotros por Dios, o que la obtenemos por el don de Dios.


Trad. Caesar Arevalo

Tuesday, October 25, 2016

¿ADORABAN CON INSTRUMENTOS EN EL NUEVO TESTAMENTO?


INTRODUCCION

¿Adoraban con instrumentos musicales los Cristianos en la iglesia del Nuevo Pacto?  ¿que acerca de los textos en el libro de Apocalipsis que hace referencia al uso de instrumentos?

Dr. R Scott Clark (Historia de Teologia-California Westminster Seminary) responde esta pregunta y sus implicaciones a un lector que cuestiona la hermeneutica de aquellos textos que habla de instrumentos musicales.

La Iglesia Presbiteriana Reformada cree firmemente en que la adoración pública es sin instrumentos musicales. Así lo creyeron los Reformadores históricos. Existen otros grupos como los Bautistas Primitivos que tambien llevan a cabo sus cultos sin instrumentos. 

La evidencia histórica es abundante, y la evidencia Escritural es irrefutable que la iglesia primitiva en el Nuevo Testamento no usaba instrumentos literales en sus cultos. 


PREGUNTA:
“No esta todavia claro como los instrumentos estan asociados con el pacto obsoleto y antiguo. Ciertamente no es así en libro de Apocalipsis, donde ellos estan asociados con la verdadera adoracion y nuestra esperanza futura. La falta de evindencia del Nuevo Testamento no me afecta en este asunto más que en el bautismo. Entiendo que Ud. permite que el argumento del Bautismo proceda del pacto Abrahamico, pero no permite argumentos similares del Mosaico”

RESPUESTA:

Es cierto que los instrumentos fueron creados antes de las épocas Mosaica-Davídica (Gen 4:21), y en el período pre-Mosaico no se describen como teniendo un significado religioso, sino en la historia de redención que están estrechamente relacionado con el "Antiguo pacto" (como se se define en 2 Cor 3 y Hb 7-10) o culto del templo. Estoy pensando en lugares tales como Sal 33: 2. 

Creo que si usted hace una búsqueda de las palabras tales como la lira, el pandero, el arpa, tamborín, se verá que adquieren un significado religioso en el culto del antiguo pacto.

En cuanto al silencio en el NT, hay un poco más que eso. Nosotros somos los instrumentos allí, en el aposento alto cuando Jesús instituyó la Cena. Tenemos buenas razones para creer que, cuando Pedro dijo "la promesa es para ustedes, para sus hijos" se está refiriendo a la iniciación infantil.

Tenemos buenas razones para creer que al menos algunos de los hogares en los Hechos incluyeron a los bebés. No tenemos esos datos positivos o implicaciones sobre los instrumentos. No conozco a nadie que piense que la iglesia del NT adoraba usando instrumentos.

No hay duda de que no había instrumentos en el culto primitivo sub-apostólico. La carta de Plinio el Joven (c. 110) no hace referencia a los instrumentos. Sí, él menciona "himnos" pero  ¿que más haría un pagano al hacer cantos acerca de Cristo? Los interpretó a través de categorías romanas.

Los primeros cristianos rechazaron todos los instrumentos como tipológico (judío) y pagano. Este hecho se debe dar debida importancia cuando evaluamos la práctica apostólica del siglo 1.

El entorno no era tan radicalmente diferente. Los primeros padres no tenían información de que los apóstoles usaron instrumentos. De hecho, entendieron que lo opuesto es cierto. Instrumentos solamente regresaron con la reanimación del sacerdocio en la iglesia medieval e incluso entonces eran controvertido.

Su argumento de Apocalipsis es usado con frecuencia (a favor del uso de instrumentos). Aquí está mi respuesta:

¿De verdad quiere emplear esta hermenéutica? Apocalipsis es el libro más simbólico en todo el NT. Emplea imágenes de las épocas mosaicas de David en la historia de la redención (y después) para ilustrar el Nuevo Pacto y las realidades escatológicas.

No debemos pensar que Jesús está sentado en un trono bajo el cual hay "almas" -más de lo que hay que pensar que hay instrumentos literales o que la sangre literalmente se elevaba, etc.

En segundo lugar, esas imágenes no se dan como normas para el culto del nuevo pacto o en la vida. Se les da para crear impresiones de realidades celestiales y para pintar un cuadro de la vida inter-adventual bajo la cruz para el pueblo de Cristo, ya que espera el regreso de su Redentor.

No estoy de acuerdo que hay una manera correcta o segura de usar o emplear el culto del templo en el Nuevo Pacto, excepto, como lo hace el NT, como una figura o metáfora de la iglesia. Nosotros somos el templo (1 P. 4:14). Nosotros nunca estamos llamados a adorar como lo hicieron en el templo.

La hermenéutica que usted está sugiriendo es la misma hermenéutica utilizada por la iglesia medieval para justificar la reanimación del sacerdocio y el ministerio sacerdotal.

Esta línea de argumentación es una de las principales razones por las cuales los Reformadores en los siglos 16 y 17 abandonaron todos los elementos Mosaico/templo/teocráticos en el culto que fueron reintroducidos por la Iglesia romana medieval. 

Ellos, los Reformadores, entendieron la naturaleza totalitaria de la época mosaica. Ellos entendieron que es difícil tener un poco del culto del templo en el culto sin tener una gran cantidad de ella.

Tienes razón en que los sacrificios se cumplieron en Cristo. Así fue también los instrumentos. Si está argumentando que Hebreos no menciona ningún instrumento concreto ¿no estás haciendo caso omiso del trabajo de la sinécdoque en Hebreos?

Tu argumento implícito me parece una defensa especial.
La intención y la función de todo el argumento es barrer (por ejemplo, Hebreos 7: 11-14) la totalidad de culto del OT y ¿tu esperas poder rescatar a los instrumentos, ya que no se mencionan específicamente? ¿De Verdad?

Todo el espíritu de Hebreos es señalar a los cristianos judíos que se alejen de Moisés y se dirijan hacia Cristo y el Nuevo Pacto. ¿No habrían sido confundidos con razón, si el pastor a los Hebreos dijera: "Sí todo está cumplido en Cristo, a excepción de los instrumentos. Ahora, vamos a seguir adelante como los músicos .... "

COMENTARIO

¿Aparecen los instrumentos musicales en el libro de Apocalipsis? Absolutamente. ¿Aparecen estos instrumentos en el contexto de la adoración? Absolutamente. 

¿Es ésta la justificación o autoridad para el uso de la música instrumental en la adoración hoy en día, en la asamblea del pueblo de Dios? No. 

Cada instancia identifica el cielo como su entorno, e incorpora figuras en la visión de Juan. Así que los vasos de incienso (5: 8), la canción exclusiva (14: 3), y el mar de vidrio (15: 2) son imágenes simbólicas, es igualmente plausible que los arpistas y sus arpas son figuras y no literales.

Si uno desea saber cómo debemos alabar a Dios en el canto, por ejemplo no se logrará mirando al libro de Apocalipsis, o al Antiguo Testamento; sino a las epístolas del Nuevo Testamento, en el que se nos da ejemplos y mandamientos con lo que se refiere a la adoración musical. 

En consecuencia, el testimonio de las epístolas del Nuevo Testamento es lo que debemos cantar; no se hace mención de la utilización de instrumentos de música. Siendo así el caso, si nuestro deseo es seguir la palabra de Dios, no debemos usar instrumentos músicales en el culto público.


Trad. y comentario por Caesar Arevalo

FUENTE: R Scott Clark "Could Instruments be idols" extraído de http://heidelblog.net/2013/05/could-instruments-be-idols/


Thursday, October 13, 2016

INTRODUCCION A LA DOCTRINA DE LA PERFECTA OBEDIENCIA DE CRISTO


Introducción a la doctrina de la obediencia activa y pasiva de Cristo del Comité de educación Cristiana de la Iglesia Presbiteriana Ortodoxa en respuesta a la Vision Federal. Esta introducción pone las bases de lo que se entiende como justificación en la teología reformada. Más adelante publicaré lo que es la obediencia pasiva y activa de Cristo. Recomendado como lectura teológica para estudiantes de la Reforma e interesados.


D. La perfecta obediencia de Cristo

D.1.  Introducción.

En las secciones anteriores se han discutido cuestiones que, si permanecen solas, serían enteramente malas noticias. Dios demanda perfecta obediencia a su ley, sin embargo, ninguna persona es capaz de obedecer debido a la innata corrupción moral.
La buena noticia del Evangelio, sin embargo, anuncia que Dios, en Cristo, ha hecho por nosotros lo que no podíamos hacer por nosotros mismos. El Señor Jesucristo, como la encarnación del Dios-Hombre, ha soportado tanto la maldición de nuestro pecado y ha obedecido a la perfección los requisitos de la ley.

Estas dos verdades corresponden al tradicional lenguaje teológico de Cristo: la obediencia "pasiva" y "activa". En Ga 4, 4 Pablo escribe que Cristo fue "nacido bajo la ley." Esta declaración indica, con maravillosa brevedad, lo que implicaba la obra redentora de Cristo. Decir que Cristo se convirtió "bajo la ley" llama la atención, pues estar "bajo la ley" es precisamente el estado del que hemos sido redimidos y al cual Pablo advierte que nunca debemos regresar (Gal 4:21; Romanos 6: 14-15).

¿En qué condición pone eso a Cristo? En primer lugar, pone a Cristo bajo la maldición de la ley, que culminó en su crucifixión. Estar bajo la ley implica una maldición para Cristo, porque él estaba en el lugar de los pecadores, cuyo fracaso de obedecer toda la ley trajo maldición (Gal 3:10, 13).

Además, sin embargo, estar "bajo la ley" significa que para vivir hay que cumplir la ley (Gal 3,12); esto significa que el hombre es justificado de acuerdo con la obligación de realizar toda la ley (Gal 5: 3-4).

Para ser justificado y vivir, entonces, Cristo tuvo que rendir obediencia positiva a las demandas de la ley. El hecho de que fue justificado y vive en la gloria eterna indica que Cristo, de hecho, cumplió la ley perfectamente. Y esto lo hizo por nuestra redención (Ga 4, 5).

La relación entre la obediencia activa y pasiva de Cristo no debe ser mal interpretada. La vida de Cristo no se divide en un período de obediencia activa seguida por un período de obediencia pasiva. Más bien, Cristo obedeció positivamente los preceptos de la ley desde el principio de su vida hasta su final, y soportó la maldición de la ley de principio a fin. Por otra parte, los términos "activos" y "pasivos" no deben ser tomados como antónimos, como si Cristo era "pasivo", es decir inactivo, como simplemente dejó que los acontecimientos le sucedieran a él. Al contrario, Cristo fue "activo", incluso en su ocaso a la muerte (Juan 10:18).

El término "pasivo" debe ser tomado en el sentido de la palabra en Latin, passus de donde nuestra palabra en Inglés se deriva: 
la obediencia pasiva de Cristo es su sufrimiento obediente.
Muchos intentos recientes para revisar la doctrina de la justificación han cuestionado estas verdades. 

Los proponentes de la Visión Federal (VF)  normalmente han reafirmado la doctrina de la obediencia pasiva de Cristo, el llevar el castigo por el pecado humano. Algunos defensores de la Nueva Perspectiva de Pablo (NPP), sin embargo, han sido menos que claros en su afirmación, incluso de este punto.

Lo que es cierto es que la mayoría de las personas asociadas con la VF y la NPP parecen compartir una antipatía común hacia la doctrina de la obediencia activa de Cristo. Entre los escritores de la NPP, por ejemplo, N. T. Wright ha hecho sus objeciones claras. Y algunos dentro de la VF y otros círculos reformados, como Rich Lusk, James Jordan, Norman Shepherd, y Andrew Sandlin, han criticado esta doctrina. Estos autores afirman la obediencia activa sólo en el sentido de que la vida sin pecado de Cristo y adherencia a la ley lo califica para ser el sacrificio sin mancha por el pecado.

A la luz de estos desafíos contemporáneos, la iglesia debe reafirmar su compromiso tanto con la obediencia pasiva y activa de Cristo, que fue hecho bajo la ley para nuestra salvación.  El llevar la maldición de la ley realmente satisfizo  la justicia divina como castigo por nuestro pecado y su obediencia cumplió los requisitos de la ley de verdad como mérito para nuestra aceptación ante Dios.

"Este oficio [de mediador y fiador] el Señor Jesús de muy buena gana se comprometió; el cual pudo desempeñar, fue hecho bajo la ley, y lo cumplió perfectamente.... El Señor Jesús, por su perfecta obediencia y sacrificio de sí mismo, el cual, por medio del Espíritu eterno, ofreció una vez para Dios ha satisfecho plenamente la justicia de su Padre; y comprado, no sólo la reconciliación, pero también una herencia eterna en el reino de los cielos."(WCF 8,4-5)
Los teólogos Reformados y los estándares Confesionales desde Calvino hasta nuestros días han profesado esta doctrina como elemento central del evangelio.


Trad. Caesar Arevalo

REFERENCIAS
-Reporte del Comité sobre la Educación Cristiana de la Iglesia Presbiteriana Ortodoxa http://opc.org/GA/justification.pdf


Wednesday, October 12, 2016

LA CONFUSION DE LA VISION FEDERAL SOBRE LA JUSTIFICACION POR LA SOLA FE



INTRODUCCION

Esta es la decisión del comité de la Iglesia Unida Reformada de Norte América en cuanto al error de la Visión Federal referente a la justificación. Esta lectura es importante para aquellos que quieren entender la posición Reformada referente a este tema importante. Léanlo con detenimiento y prestando mucha atención. La VF realmente mal interpreta lo que es justificación y al hacerlo, comete un grave error teológico de la obra y muerte de Cristo y crea un falso evangelio. Algunos predicadores, consciente o inconscientemente siguen esta nueva teología, es decir según la VF, la justificación no es un solo acto, pero debe estar acompañado de obras hasta el fin de nuestras vidas para ser realmente justificados. Leamos:


2. La Distorsión de la Doctrina de la Justificación de la Visión Federal (VF) En el juicio de nuestro Comité

La gravedad de los errores del movimiento de la VF es más evidente en relación con la doctrina de la justificación. A pesar de que nunca es satisfactorio para los oficiales de cargos en las iglesias reformadas el formular sus opiniones de una manera confusa, o de una manera que no parece coherente con el resumen de la Confesión de enseñanza de la Escritura, la confusión e incoherencia en la doctrina de la justificación por aquellos que sostienen las confesiones reformadas es inexcusable.

Es la opinión de nuestro Comité que, en la doctrina de la justificación, el movimiento de la VF no sólo ha contribuido a la confusión en las iglesias, pero también falló en guardar el evangelio de la justificación gratuita sobre la base de la obra de Cristo solamente de grave errores.

Estamos de acuerdo con esas iglesias Presbiterianas y Reformadas que han emitido informes similares, y que han llamado al arrepentimiento a los proponentes de la VF, instándoles a anunciar y promover las verdades bíblicas de la Reforma.

Sólo de esta manera se pueden construir las iglesias en la santísima fe, una vez dada a los santos, y Dios es glorificado en la salvación de sus personas.

La doctrina de la justificación es más que simplemente una enseñanza bíblica entre muchos. La justificación es, como Calvino lo llamó, la "bisagra principal de la religión cristiana". Es "el artículo en donde se para y se cae la iglesia" (Luther: articulus stantis et ecclesiae cadentis). Aunque la gracia de la justificación gratuita no abarca la totalidad del mensaje del Evangelio, se encuentran en su núcleo.

A menos que los pecadores se restauren por el favor y aceptación con Dios sobre la base de las obras y méritos de Cristo solamente, ellos siempre seguirán estando obligados a la condenación y la muerte.

Los pecadores culpables y desobedientes no tienen ninguna esperanza para la comunión restaurada con el Dios vivo, aparte de la obra perfecta de Cristo como Mediador en su nombre.
La gloria de la obra de Cristo en favor de su pueblo es que él "plenamente ha satisfecho todos sus pecados."

Cada obligación "bajo la ley" se ha cumplido para los creyentes por la obediencia, la satisfacción y la justicia de Cristo.
La promesa del evangelio de la justificación libre en Cristo es, de hecho, lo que Calvino denomina la "bisagra principal" de la religión cristiana.

En consecuencia, cuando el Catecismo de Heidelberg plantea la pregunta:

 "¿Qué provecho hay ahora que usted cree todo esto" (es decir, la fe cristiana como se resume en las palabras del Credo de los Apóstoles), la respuesta es: "Soy justo delante de Dios en Cristo, y heredero de la vida eterna."

Para los creyentes y las iglesias Reformadas, no hay verdad es más valiosa o digna de defensa más ardiente.

En palabras de Juan Calvino, "Porque esta es la llave la cual abre todo lo que es necesario para nuestra salvación; este es el medio para decidir todas las controversias; este es el fundamento de toda verdadera religión; para ser breves, esto es lo que abre los cielos para nosotros."

En nuestro estudio de las revisiones a la doctrina de la justificación que se aboga por los escritores de la VF, hemos identificado varios errores graves que ponen en peligro este Evangelio de la aceptación libre en Cristo.

La justificación de los creyentes se ve disminuida para referirse  únicamente al perdón de los pecados. En lugar de un pronunciamiento rico y pleno de la justicia positiva del creyente ante Dios, la justificación se reduce al pronunciamiento que el creyente ya no se considera que es culpable. Debido a que la justificación significa sólo el perdón de los pecados, que no incluye el pronunciamiento glorioso que todos los requisitos de la obediencia a la ley se han cumplido en Cristo y son del creyente  a través de la imputación por gracia.

La negación de la imputación de la totalidad de la obediencia de Cristo para la justificación, que es una consecuencia inevitable de esta visión reduccionista de la justificación, tiene una muy indeseable, sin embargo sorprendente, consecuencia:

Los de la VF afirman “Los creyentes deben mantener y asegurar su justificación ante Dios en el camino de la obediencia de fe o por medio de una fe viva y obediente.”  Según lo anterior, las buenas obras que la fe produce por el ministerio del Espíritu Santo se insertan en la fe como instrumento de justificación.

Por lo tanto, al negar la imputación de la obediencia activa de Cristo, los creyentes son meramente restaurados a la posición que Adán, el representante de la cabeza original de la raza humana, poseía antes de la caída en el pecado. Con el fin de mantener y asegurar su justificación ante Dios, los creyentes se encuentran bajo la misma obligación que existía en la relación de pacto original entre Dios y el hombre antes de la caída.

La ironía de la negación de la VF del cumplimiento de todos los requisitos de la ley en favor de su pueblo por parte de Cristo, es que convierte al Evangelio en una forma renovada y restaurada de un pacto original entre el Dios Trino y su pueblo.
Para usar el lenguaje de la tradición Reformada, el pacto de gracia se convierte en un "pacto de obras", y el Evangelio se transforma en una nueva "ley."

De acuerdo al nivel de la enseñanza bíblica y confesional, esta reformulación de la doctrina de la justificación por los escritores de la  VF se sitúa bajo condenación.

En contra de la enseñanza bíblica, que atribuye todo lo necesario para la justificación a las obras y méritos de Cristo, la falta de voluntad de algunos escritores de la VF de afirmar la imputación de la totalidad de la obediencia de Cristo para la justificación deja a los creyentes "bajo la ley" en lo que su justificación ante Dios se refiere es evidente.

En lugar de un contraste radical entre la justificación por gracia mediante la fe, sin las obras de cualquier tipo, se hace una distinción entre obras "meritoria", lo que no juega ningún papel en la justificación, y  obras "no meritorias", las cuales juegan un papel importante en la justificación.

En la medida en que las obras y los méritos de Cristo en su totalidad se excluyen de la base para la justificación del creyente, en esa medida las obras de la fe se incluyen dentro de la fe como un instrumento para la justificación.

Es imposible evitar la conclusión de que esta reformulación de la doctrina de la justificación disminuye la obra de Cristo y amplía el papel desempeñado por las obras de los creyentes (Gal. 2: 21b, "porque si la justicia viene por medio de la ley, entonces Cristo muerto en vano. ").

Por otra parte, la expresión de favor y la aceptación de Dios, que subyace en la enseñanza confesional, es socavada en las formulaciones de los proponentes de la VF.

En lugar de descansar en su totalidad en la justicia perfecta de Cristo, se anima a los creyentes a pensar que su fidelidad pactual juega algún papel "con el fin de" alcanzar su justificación ante Dios.


Como resultado, el testimonio del Evangelio se ve comprometido y la confianza de los creyentes en el veredicto de Dios que justifica es socavada. La iglesia debe proclamar claramente que la justificación es "por gracia mediante la fe", porque sólo entonces ella realmente dará la gloria "sólo a Dios."


Trad. Caesar Arevalo

FUENTE: https://heidelblog.net/2016/08/the-urcna-committee-report-on-the-federal-vision/